Descubre todas las curiosidades que rodean
a nuestro deporte favorito

29. NOV. 2017

Las carreras más curiosas del mundo

Las carreras populares suponen una ruptura con la rutina y una oportunidad para disfrutar del ‘running’ acompañado por cientos o miles de corredores. La competitividad es siempre un ingrediente esencial en cualquier prueba por modesta que sea, pero el factor lúdico es el elemento estrella en muchas de ellas.

En algunas carreras de gran tradición como la San Silvestre Vallecana o maratones como el de Nueva York y Tokio la diversión ha ido ganando terreno año tras año, como se ve por la presencia de numerosos corredores ataviados con pelucas y disfraces. Otras carreras directamente nacieron a partir de inverosímiles y alocadas propuestas.

Estados Unidos, país con gran tradición en la ardua tarea de organizar los eventos más estrambóticos, también cuenta con la lista más extensa de carreras cuanto menos peculiares. Una de las más célebres es Bay to Breakers, carrera de doce kilómetros que se disputa el tercer domingo de mayo en San Francisco (California) y que nació en 1912 con el objetivo de elevar la moral de una población que trataba de recuperarse del terrible terremoto que seis años antes había asolado la ciudad. Con más de 60.000 participantes (en su mayoría disfrazados o incluso rozando el nudismo) y toda la población volcada con la prueba, Bay to Breakers se ha convertido en una de las grandes celebraciones familiares de la bahía de San Francisco. Por su parte, la New Year Midnight Run se ha convertido en la mejor forma de arrancar el nuevo año para los runners neoyorquinos, que a las 00:00 de cada 1 de enero toman la salida en esta carrera de cuatro millas que tiene lugar en Central Park con un tono marcadamente festivo.

Muchas de las carreras populares más curiosas de Estados Unidos están vinculadas a la comida, como sucede con la Krispy Kreme Challenge de Raleigh (Carolina del Norte), donde los corredores deben ingerir doce dónuts en mitad de un recorrido de cinco millas. Un reto similar al que propone la New York Hot Dog Challenge, que implica el paso por diez puestos de perritos calientes con su correspondiente consumición en un recorrido de tres millas. Chocolate, pizzas, beicon, hamburguesas, helados… Cualquier alimento alto en calorías tiene su correspondiente carrera en el país de las oportunidades.

Correr disfrazado de los personajes más perversos de una de las sagas más conocidas del mundo del cine es posible en la Star Wars Half Marathon - The Dark side, carrera con opciones de media maratón, diez kilómetros y cinco kilómetros que tiene su salida y su llegada en el Walt Disney World Resort de Florida. Si preferimos a los superhéroes de DC Comics, México cuenta con las carreras de la Liga de la Justicia, tematizadas alrededor de personajes como Superman, Flash, Batman o Wonder Woman.

En el maratón de Médoc de Francia los disfraces son igual de obligatorios que el paso por más de veinte puestos de avituallamiento en los que los corredores degustan los vinos y las especialidades de la región de Gironda. Se celebra desde 1984 y está considerado “el maratón más largo del mundo” por culpa de las numerosas y agradables paradas que tienen que hacer sus más de quinientos participantes.

Si viajamos a Inglaterra también podemos encontrar un buen número de pruebas originales.

En The Great Knaresborough Bed Race tendremos que recorrer cuatro kilómetros y cruzar un río con un colchón a cuestas en una suerte de carnaval por equipos que tiene lugar desde 1966. Por su parte, el condado de Essex acoge en mayo la famosa Muldon Mud Race, prueba que consta de un recorrido de tan solo quinientos metros repletos de denso barro y que, como tantas otras locuras, nació como consecuencia de una apuesta que tuvo lugar en un pub en 1973.

Por supuesto, en España también tenemos algunas pruebas curiosas como el Mundial del Pollo de Chode, carrera que consiste en dar 120 vueltas a la plaza poligonal de este pueblo de la provincia de Zaragoza para cubrir una distancia total de once kilómetros. En esta prueba histórica —sus inicios datan del siglo XIX, cuando el premio para el ganador eran tres pollos— han participado atletas como Abel Antón o Mariano Haro, que han destacado la dureza de la misma. La diversión en este caso queda reservada a los asistentes, que animan a los corredores y disfrutan de la prueba como evento estrella de las fiestas de la localidad.

Por último, no nos podemos olvidar el Derbi de las Aficiones que cada año enfrenta a los seguidores del Real Madrid y del Atlético de Madrid en una carrera urbana de diez kilómetros. Cada corredor compite con los colores de su equipo en esta peculiar prueba que reunió a más de 13.000 participantes en su última edición y que sirve de antesala del partido entre los dos grandes equipos de fútbol de la capital de España.