Descubre todas las curiosidades que rodean
a nuestro deporte favorito

17. OCT. 2017

Las ventajas de correr en grupo

Correr en un grupo o club de running no es una moda, es una necesidad. Y la razón por la que cada vez vemos más grupos de runners por calles, parques y senderos se resume en una sola palabra: motivación. Salir a correr junto a los corredores adecuados nos permite aprender, fijarnos nuevas metas y sacar lo mejor de nosotros mismos pero, sobre todo, evita que decaiga nuestro interés en el running y nos venza la vagancia. Adaptar nuestro ritmo al de nuestros compañeros de recorrido, ya sean más rápidos o más lentos, nos ayudará a conocer nuestro límite en cada momento y nos enseñará a regularnos.

Podemos optar por organizar nuestro propio grupo pero si de verdad queremos progresar y sorprendernos con el nivel de forma y motivación que podemos llegar a alcanzar, lo más recomendable es contactar con alguno de los numerosos grupos y clubs que hoy en día abundan en nuestras ciudades.

A través de internet o en tiendas especializadas en running podremos dar con el grupo que mejor se adapte a nuestro nivel y a nuestras necesidades, tanto por los horarios de sus salidas como por sus recorridos. Muchos de estos grupos están liderados por corredores experimentados que hacen las veces de “liebres” y regulan que el ritmo del grupo sea el más adecuado para todos los miembros del mismo. Los más organizados cuentan con preparadores, especialistas en salud y deporte e incluso nutricionistas.

Uno de los grupos con más seguidores es el Nike+ Run Club, con el que la firma deportiva estadounidense organiza cada semana diversas salidas —incluidas algunas exclusivas para mujeres— en Madrid y Barcelona. Los olímpicos Luis Miguel Martín Berlanas, en Madrid, y Nacho Cáceres, en Barcelona, ejercen de entrenadores de este club. La participación en sus actividades es gratuita previa inscripción y en ellas suelen participar numerosos “pacers” (liebres) y embajadores de la marca como el chef Dabiz Muñoz. Desde el pasado mes de febrero, Adidas también cuenta con su propio club en la capital de España abierto a cualquier tipo de corredor y con el atleta Chema Martínez al frente.

Muchos de estos clubs enfocan sus entrenamientos a la participación en diferentes pruebas populares y los maratones más prestigiosos del mundo. Este es el caso del Tigers Running Club de Madrid, que ofrece una completa agenda de entrenamientos los siete días de la semana. La capital de España cuenta con una gran oferta de grupos con Laister (fundado en 1980), Boutique Runners Club o Espartan@s Club entre los más destacados. Por su parte, en Barcelona Run2Live BCN, Olimpic y BC Team Running Club son tres de los grupos con más renombre en la actualidad.

No hay que olvidar el fuerte componente social de correr en grupo, práctica que nos permitirá conocer gente con la que compartimos nuestra afición por el running y con la que rápidamente nos tendremos que poner a trabajar en equipo. Entrenar en grupo no supone correr solo junto a otros, sino también formar parte de un conjunto de personas que se marcan un ritmo determinado y se ayudan entre sí. Aquí prima la solidaridad entre corredores y si alguien se queda rezagado, se plantea la necesidad de aminorar la marcha para esperarle. Todos deben pensar en todos a la hora de facilitar el tránsito del grupo, buscando siempre las zonas del recorrido más cómodas y advirtiendo a quienes vienen por detrás de la presencia de posibles obstáculos.

Sin embargo, para que correr con otros no se convierta en un quebradero de cabeza, debemos tener en cuenta que un grupo demasiado rápido puede suponernos una enorme presión e incluso frustración, al igual que un grupo muy lento puede estancar nuestro progreso y conducirnos al aburrimiento. Por otra parte, hablar demasiado con nuestros compañeros puede causarnos fatiga y desviarnos del objetivo fijado para el entrenamiento, por lo que a veces es mejor dejar la charla para los estiramientos posteriores.