Descubre todas las curiosidades que rodean
a nuestro deporte favorito

07. NOV. 2017

Si vas a empezar a correr, no se te ocurra hacer esto

Uno de los ejercicios más saludables y económicos que se pueden practicar es el running. Para correr no necesitas un equipo especial ni pagar unas cuotas mensuales para ir a un gimnasio. Basta tu voluntad y un par de zapatillas para empezar a practicarlo. Sin embargo, no todo vale cuando salimos a correr. Y no hablamos de estilo, sino de ciertas prácticas que podrían ser lesivas.

Estas son algunas cosas que debemos evitar si queremos convertirnos en runners de pro.

1​- «Cualquier zapatilla me vale para correr»​. Vale, sí. Hemos dicho que no se necesita un equipo especial para practicar running, pero por muy pintonas que sean esas zapatillas que te has comprado muy baratas por internet, quizá no sean las más adecuadas para salir a correr. Puestos a invertir, gástate el dinero en un calzado adecuado para practicar este deporte y deja las zapatillas de paseo para lucir palmito después de correr.

2- «​Correr más kilómetros me llevará más lejos».​ Es uno de los errores más comunes: tratar de hacer la maratón los primeros días de entrenamiento para que no se diga que no le ponemos ganas. No se trata de correr mucha distancia al principio, sino de ir dosificándose. Intenta planificarte, márcate un objetivo y conoce bien tus límites. Si te sobreesfuerzas, además de acabar pronto con tu motivación, puedes acabar produciéndote alguna lesión.

3- ​«Da igual cómo pise».​ Seguro que lo has oído más de una vez, pero no está de más recordártelo. La manera de evitar lesiones de rodilla cuando corres es pisar con el metatarso (centro del pie) hacia adelante y no atacando el suelo con el talón. No lo olvides. Además, si las zapatillas se te desgastan de forma desigual, quizá tengas algún defecto en la pisada: los pronadores o supinadores pisan más con un lateral del pie que con el otro. Si sospechas que es tu caso, acude a una tienda especializada. Normalmente, estos defectos pueden corregirse con plantillas.

4- ​«Corro más rápido para quemar más grasa»​. Si uno de tus objetivos al practicar running es perder peso, que sepas que lo de correr a toda velocidad no se traduce en adelgazar más rápido. Lo ideal es correr mucho tiempo a baja intensidad. Es la mejor manera de quemar esa grasa de más que adorna tu cintura.

5- «​¿Ritmo? ¿Qué ritmo?» ​Cuando empiezas a correr te ves con fuerzas, con ilusión y ese ímpetu te lleva a hacerlo a gran velocidad al principio. Craso error. Lo que empieza con tanta intensidad acaba fatigándote mucho antes. Lo suyo es que dosifiques esas fuerzas y mantengas un ritmo constante en la carrera. A medida que vayas entrenando, verás que puedes ir aumentándolo sin morir en el intento.

6- «Solo hay una postura al correr, ¿no?» ​Un error frecuente en los corredores principiantes es no vigilar la postura. No se trata solo de una cuestión estética, sino de salud. Porque, además de no quedar muy bien en la foto alguien que corre encorvado, con la cabeza gacha o demasiado estirado, puedes acabar hecho polvo al hacerlo de esa forma.

Trata de correr con la cabeza erguida, alineándola con la columna vertebral, y relaja los hombros.